En la nota anterior, hablamos de lo que opino acerca de la alimentación. Muchos no estarán de acuerdo conmigo y eso está bien. Hay otros muchos que sí lo están. La cuestión aquí es que si buscas alimentarlo sin preservantes ni rellenos innecesarios, debemos informarnos y aclarar dudas que nos pueden surgir.

Entre los mitos que existen, vamos a mencionar y aclarar algunos que seguramente estás pensando o que te han dicho como argumento para no alimentar a tu perro con una dieta ACBA.

Mito #1: Los huesos son malos para los perros

Hablando generalmente, los huesos no son malos para tu perro. Mientras no estén cocidos y quiero que esto quede claro. El proceso de cocinar los huesos es el que les cambia la estructura y los vuelve sólidos y quebradizos por ende, peligrosos para tu perro. Un hueso de pollo puede quebrarse al masticarlo y bajar por el tracto digestivo de tu perro, cortándole el esófago o la bolsa gástrica en el camino. Por otro lado, los huesos crudos tienen una composición estructural adecuada para los dientes de tu perro y son fáciles de digerir, haciendo que no sean más que beneficiosos para tu perro porque les limpian los dientes, son la fuente principal de fósforo y calcio en la ingesta de tu perro haciéndolos de vital importancia.

Mito #2: La comida cruda hace a los perros agresivos

Ya perdí la cuenta de las veces que he respondido para contradecir éste mito que generalmente se deriva del proceso en el que cambias a tu perro de concentrado a comida cruda y que si te le acercas reaccione de forma protectora hacia su alimento ya que tu perro ve la carne y huesos crudos como una fuente de nutrición de mayor valor que el plato regular de concentrado. Una vez tu perro se acostumbra a que es la hora de su comida y no un premio de una sola vez, toda actitud protectora sobre su comida desaparece. Si estás alimentando a 2 o más perros, sugiero que los alimentes separados, ya que el alfa podría comenzar a establecer dominancia sobre el sumiso y entonces le quitará la comida y uno de tus perros no estará recibiendo la cantidad adecuada en su dieta y por ende desarrollará deficiencias nutricionales.

Mito #3: Las dietas crudas son demasiado costosas

Las dietas crudas no tienen por que ser costosas en absoluto. De hecho, una dieta ACBA puede ahorrarte dinero a largo plazo. Diversificar las fuentes de carne y hueso que tu perro consume y es capaz de digerir, es una gran manera de reducir costos. Ponte creativo: carnes como pavo, res o pollo son su ingesta primordial de proteína muscular, pero también el conejo, el venado y otras “carnes salvajes” son perfectas para la dieta ACBA. Todo depende de tus posibilidades y lo que tengas a la mano. Busca ofertas, descuentos, para ahorrar dinero y ayudas a tu perro a diversificar su ingesta de comida. Siempre y cuando sea carne que se pueda consumir por el ser humano y de una fuente confiable ¡es todo lo que necesitas!

Te sorprendería saber de las ofertas que he aprovechado en este afán de alimentar mejor a mis perros. Lo ideal es que encuentres un proveedor confiable que te haga precio. Te recomiendo hacerte amigo del carnicero del mercadito más cercano o del súper que frecuentas, a veces te ofrecen bolsas de órganos que ellos no venden y mientras sean de grado humano, son seguras para dárselas al Firulais. Asegúrate de darle proteína muscular pero también órganos. Corazón, hígado, riñones y pulmones son buenísimos para tu perro.

Cuando hablo de ahorrar a largo plazo, me refiero a que los problemas de salud de tu perro irán menguando. Alergias de piel, problemas dentales, problemas digestivos etc. Lo sé porque me pasó a mí.

Mito #4: Los perros están demasiado lejos del lobo en términos biológicos. Gracias a su domesticación, ellos no pueden comer carnes crudas

Como te explicaba en la nota anterior, no están tan lejos como pensamos. La fisiología de tu perro y su anatomía es demasiado parecida a la del lobo; se han usado incluso, palabras como “idéntica”. Hay un estudio hecho al respecto en el que se demuestra que el ADN mitocondrial de perros y lobos es idéntico. Si eres bilingüe, puedes encontrarlo el línea como Wayne, R.L. molecular evolution of the Dog family. Desafortunadamente no pude encontrarlo en español.

Una dieta ACBA elaborada con ingredientes frescos y enteros respalda el sistema inmune de tu perro para una salud óptima, tal como lo concibió la naturaleza.

Mito # 5: Ninguna comida se compara con el concentrado, los perros nunca obtendrán la nutrición requerida por su sistema si solo le das comida cruda. Habrán vitaminas y minerales que les van a hacer falta.

¿Sabes qué es lo más triste? Que este comentario te lo van a hacer hasta los veterinarios. No los culpo. Así fueron enseñados. Mientras tu veterinario no esté certificado en nutrición canina, sus consejos en cuanto a la alimentación de tu perro valen tanto como los de un doctor general aplicados a tu dieta y su relación directa a padecimientos específicos. No estoy desestimando a los veterinarios de ninguna forma, solo digo que en cuanto a nutrición, es mejor que busques un especialista en nutrición canina. Yo no encontré ninguno en el país así que me asesore por un grupo de veterinarios en Connecticut y Carolina del norte.

Alimentar a tu perro solo con carne cruda no es una dieta balanceada y puede generarte problemas. Pero si le estás dando de comer una variedad de carnes, huesos, huevos, frutas y verduras aptas para su sistema, entonces no tienes absolutamente nada que temer. Similar que con nuestras dietas, las necesidades nutricionales se satisfacen con el tiempo, no en base a “comida por comida”. Una dieta ACBA preparada con esto en mente se balanceará con el tiempo y proporcionando correctamente las grasas, proteínas, calcio, fósforo, vitaminas, minerales y enzimas, te aseguras que tu perro obtenga la nutrición que necesita.

La gran mayoría de compañías de alimentos para perro, aseguran que tu perro requiere que cada comida tenga un perfil nutricional equilibrado. Esto simplemente no es cierto y es imposible de lograr. Velo como ves tu propia dieta. Comes una dieta balanceada con alimentos integrales, saludables y del resto, se ocupa tu organismo y la forma en que estamos hechos. Complementas tu nutrición en diferentes platos y tiempos de comida, no es que comas un solo tipo de alimento siempre para estar balanceado.

Mito #6: Las dietas crudas tienen demasiadas bacterias

A ver, hablemos de la fisiología de tu perro. Tu perro está diseñado para tratar con algunas bacterias. Tu perro lleva una enzima en su saliva llamada Lisozima, que tiene cualidades antibacterianas capaces de lidiar con la carne fresca. El estómago de tu perro tiene un nivel de pH de 2. Como mencioné anteriormente, es igual al del lobo. Un pH bastante alto, muy ácido en el cual la mayoría de bacterias no tienen posibilidad de sobrevivir. Tu perro también tiene un tracto digestivo de diseño único, que es muy corto. Un tracto digestivo corto y un ambiente demasiado ácido, no permiten a estas bacterias, colonizar ni desarrollarse.

Si los parásitos o gusanos te preocupan, la misma lógica les aplica a ellos, como a las bacterias. Solo cuida su pupú. Yo hago lo que llamo “patrullas de pupú” y consiste en salir a ver sus desechos, si algo anda mal, normalmente lo manifestarán rápidamente por medio de sus heces.

Para tu paz mental, dejo algunas recomendaciones:

  • Mantener una estricta rutina de higiene cuando prepares la comida de tu perro, tal como lo harías con tu propia comida. Asegúrate de limpiar su plato antes y después de comer.
  • No le dejes comer intestinos de animales de presa, es decir, que lo caza por sí mismo en el campo o ciudad.
  • Congela las carnes durante 72 horas, solo para asegurarte que no hay organismos no deseados viviendo en ella. Esta es una una medida de extra precaución, sin embargo no es una regla de oro si le procuras productos frescos.

Y vos, que le das de comida a tu perro? Cuéntanos en los comentarios. 

Contenido útil? Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *