Estás cansado, fue un día largo en tu trabajo y quizá con cierta carga de estrés; y solo quieres llegar a casa a descansar. Son tantas las ganas de llegar, que te imaginas sacando la llave de tu bolsillo para abrir la puerta y encontrar a ese peludito entusiasta, moviendo la cola con locura, porque al fin llegas. Para mí, es una de las imágenes más felices de mi día.

Como ya hemos hablado antes, tener una mascota requiere responsabilidad, y parte de esa responsabilidad es un nivel de convivencia agradable. Lamentablemente, en ocasiones llegamos a pensar que podríamos reprimir el carácter del perrito si lo corregimos.

Déjame contarte que yo también lo creí a pesar de haber crecido con mascotas en casa; pero ahora que soy completamente responsable de su bienestar, me he dado cuenta que estaba muy equivocada.

Sé que puedo disfrutar del amor que me dan mis perros y la mejor manera de corresponderles es cuidando de ellos. Por eso me gustaría compartirte lo que he aprendido. Empezaremos por un par de conceptos básicos.

Educación

¿Recuerdas que por lo primero que luchaste con tu cachorro fue para que “vaya al baño” en el lugar correcto? Lo estabas educando. Educar a un perro es marcarle sus límites, enseñarle que está permitido y que no. Son todas esas normas que debe aprender desde el momento en que entra a tu casa. Si le permites subirse tu cama o a los muebles. Si le permites entrar a una habitación o no.

Adiestramiento

El adiestramiento tiene que ver con obediencia. Cuando le enseñas a tu perrito que te dé la patita cuando se lo pedís, lo estás adiestrando. Le estás enseñando que los sonidos que haces tienen un significado. Aunque algunas veces pareciera que tu mascota entiende palabra por palabra, realmente solo reacciona al tono de tu voz. Eso explica por qué cuando haces la voz de bebé te mueve la colita y cuando lo regañas agacha las orejas. En el adiestramiento incluimos comandos con una voz firme, una energía neutra y una recompensa con tono positivo.

Entrenamiento

Entrenar es aprender a desarrollar una  actividad específica, es como prepararte para practicar un deporte. En el caso de tu peludito sería agilidad, rescate, detección, rastreo, etc. Como antes hemos mencionado aquí, es importante investigar acerca de las necesidades específicas de cada raza y si realizas un entrenamiento acorde a su casta, puede ser muy beneficioso para ambos ya que es una actividad que pueden hacer juntos, te ayuda a liberar el estrés de tu peludito y el tuyo mientras mejora el vínculo entre ustedes.

Mascota en sesión de entrenamiento

Ahora bien, ya que tenemos claros los conceptos, profundicemos en que la educación canina es necesaria, tu peludito debe saber cuál es el lugar que ocupa dentro de la manada. Y el Alfa, el líder, siempre debes ser tú. Cuando tu permites que tu perro se convierta en el Alfa de la manada, te toca esconder tus visitas para evitar agresiones, no puedes acercarte cuando come ni tocar sus juguetes para lavarlos.

Si tu perrito es sumiso, puede sufrir ansiedad por verse obligado a asumir el control de situaciones de las que tú tendrías que hacerte cargo; si es dominante, tratará de tomar el control todo el tiempo causando que pelee contigo por el liderazgo, al ver que tú cedes tu autoridad.

La educación canina no gira en torno a que a tu mamá no le gustan los pelos en la sala ó que a tu hermana no le gusta que tu peludito muerda sus zapatos nuevos. Se trata de ayudarle a aclarar sus límites para que la tensión sea menor. Sabrá qué esperar de tí como líder de la manada, entenderá en qué situaciones protegerte y se reducirán sus ataques de miedo o agresividad.

Este tema es muy profundo, pero a manera de resumen, te enlisto algunos ejemplos y ejercicios de educación canina:

  • Definir si permites a tu perro subirse a los muebles. Esto debe ser claro desde que lo llevas a casa por primera vez y debe ser constante. Si un miembro de la familia le permite subirse mientras el otro lo regaña, le generas tensión innecesaria a tu mascota y a tu familia.
  • Enseñarle a tu perrito cómo comportarse mientras tu familia toma la cena. Como muchas otras cosas, esto se logra en consenso en familia. Si un miembro de la familia le da comida bajo la mesa mientras el otro le regaña, solo lograrás confundirlo.
  • Mostrarle que no es permitido tomar cosas a escondidas. Si el peludito en cuestión tiene esa costumbre de escabullirse por la basura o por tomar esos zapatos que tanto amas, utilizá tu lenguaje corporal para hacerle saber tu disgusto. Manos a la cadera, tu peso corporal hacia el frente y un “no” firme es una buena manera. Que hagás sonar la palma de tu mano en tu pierna o en tu otra mano para llamar su atención; o un “shhhh” puede también ser asociado con tu descontento. Poco a poco entenderá estas señales cuando haga algo que no apruebas. 
  • Si no te gusta que tu perro se te tire encima cuando llegas, espera se calme antes de saludarlo. Lograrás que esa colita que se mueve feliz al verte llegar se mantenga, pero sin tener todo el perro encima. Esto es particularmente util cuando tu perro es grande. 
¿Dejarías que tu perrito duerma en tu cama? Tú decides si hacerlo o no, lo importante es la constancia. Si ya lo decidiste, no cambies luego de parecer.

En todo caso, la clave es la constancia y la paciencia. El inicio puede sonar difícil, pero a la larga estás cuidando a tu cachorro con amor y lograrás una convivencia más tranquila en casa. Además, te será más agradable la visita a un parque o lugares pet friendly.

¿Conoces más consejos de educación canina? ¿Tienes alguna pregunta para nosotros? Déjalas en los comentarios.

Contenido útil? Compartí

8 respuestas a “¿Es importante educar a tu perro? Averígualo aquí”

  • Hola!
    Me ha encantado el artículo. Me parece muy interesante la manera en la que se trata la educación canina y estoy completamente de acuerdo en todos y cada uno de los puntos en los que te has enfocado para escribir el post, Si que es verdad que educar a nuestras mascotas conlleva consigo una responsabilidad y se debe de hacer correctamente y esto se nota cuando conoces al animal, casi antes de conocer a su dueño diría yo. Ojalá todo el mundo que tiene un «peludito» en casa leyese estas recomendaciones antes de tomarse la libertad de hacer con su mascota lo que le da la gana sin ni siquiera ponerse en su lugar. Saludos.

  • Me ha encantado el post, sin duda es muy importante la educación de nuestro perro yo he visto de todo, desde gente que le da de comer en la mesa hasta algunos que les dejan morderles, yo siempre pensé que esa no era la manera de tener un perro, me ha gustado mucho.
    Un beso!

  • Un post muy instructivo, la verdad es que si, es impotante educar bien a nuestras mascotas para que se puedan comportar tanto en casa como en la calle, lo de adistrar ya no me va tanto, pero hay algunos perros que lo necesitan por su caracter o las necesidades del entorno

  • Es verdad que tener un perro requiere que le eduques, en mi casa tengo dos problemas que no hemos sabido tratar y por los que ya he consultado a varios adiestradores, por un lado tengo un perro dominante que ataca a cualquier perro que vea y por otro una perra sumisa que cada vez que nos vamos se pone ansiosa y nos destruye la casa, la verdad es que al final te acabas adaptando y conviviendo con ello pero envidio esos dueños con perros educados y que se comportan y que nosotros no hemos sabido hacer, a pesar de los adiestradores que han pasado por casa.

  • Nada como un perro educado y adiestrado para hacer de la convivencia con las mascotas sea más armoniosa y no tengamos que pasar malos momentos con nuestras visitas y familiares, concuerdo contigo en que hay que tener paciencia pero con el tiempo se ven los resultados.

  • Mi hermana malcria a la perrita de la casa. No quiere entender que debe educarla. La perrita pasa ladrando todo el dia, no me deja acercarme a ella cuando come, no deja pasar a las visitas. Es un relajo! Todo, gracias a que mi hermana la consiente demasiado. Asi que estoy de acuerdo que estar pendiente de lo que le vamos a ensenar a los perritos es muy importante, que somos responsables de educar a los perros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *