Creo entrenar al perro a “ir al baño” es uno de los temas más comunes y que se consideran más difíciles en cuanto a adiestrar a tu mascota. Pero déjame decirte algo, no es tan difícil una vez entendemos cómo funciona nuestro can amigo. Es parte de las responsabilidades de pawrent. Con paciencia y amor, todo es posible.

Cachorro

Lo primero es entender a qué edad debo empezar a entrenar a mi cachorro. Algunos estiman que a las 4 semanas, otros que a las 6. Ninguno de los datos está errado. La verdad esto depende de la raza, el tamaño y la personalidad del perrito. 

Luego entendemos la naturaleza. Todo ser vivo que come, también… “descome”. Un cachorrito pequeño querrá defecar a los 5 a 30 minutos después de comer. Cuando calculas que es hora de que el cachorrito haga popó, lo llevas donde que quieres que haga sus necesidades. La atención al reloj es muy importante, tanto para mantener un horario fijo de comida, como para observar al perro y llevarlo donde debe ser.

Un detalle muy importante es no usar lejía para limpiar, ni implementos de limpieza a base de amoniaco, ya que además de ser muy fuerte para el olfato del perro, su rastro lo invita a llegar al mismo lugar a hacer sus necesidades de nuevo. Eso sí, limpia lo más pronto posible.

Ya iba al baño, pero dejó de hacerlo


Aquí hay mucha tela que cortar. 

Una razón probable es que haya entrado a la adolescencia donde su instinto le hace preguntarse qué lugar tiene en la manada. Intentará probar tus límites y que querrá probar tu lugar como líder de la manada. Aquí no queda más que reafirmar tu liderazgo y empezar de nuevo tal como cuando era cachorro.

Otra razón es un cambio de rutina. El perrito puede usar esta conducta como protesta. Si dejas de pasearlo, si te mudas o ya no le prestas atención o adoptaste un nuevo miembro pueden provocar que él trate de llamar la atención. Aquí debes indagar qué es lo que cambió para poder corregirlo o intentar una transición menos traumática.

Y por último, este perrito puede estar enfermo. Debes ser muy observador de su lenguaje corporal. ¿Te da indicios de dolor o incomodidad? ¿Ha cambiado su dieta? ¿Su dieta cumple con sus necesidades nutricionales? Esta última pregunta te la debes plantear en especial si tu perrito tiene más de 7-10 diez años de edad, ya que las necesidades de un viejito son diferentes a las de un perro joven.

Adulto recién adoptado


Aún cuando la adopción de un adulto es un acto de amor para darle una vida diferente al perrito, ya sea rescatado de la calle o que algún amigo tuyo ya no pudo cuidarlo, este puede ser un cambio radical para el perrito. Por su misma naturaleza él querrá saber cuál es su lugar en la manada. Algunos querrán ser el líder, en otros casos la timidez o la emoción los sobrecogerá. 

Aún cuando puede sonar el más complicado, ya que su solución es la combinación de todas las anteriores, no lo es. La empatía juega un papel muy importante: entender las necesidades e instintos del perro, que son diferentes a las nuestras.

La corrección vs el refuerzo positivo.


Corrige sólo si lo encuentras en el preciso momento y llevalo de inmediato al lugar que has destinado para sus necesidades. Si lo encuentras hasta después, no lo regañes. Tu energía y tono de voz juegan un papel muy importante. 

Si te sientes nervioso o impaciente o tratas de apurar a un cachorro para que haga sus necesidades, esto también puede causar stress. Usar un tono de voz alto o chillón para alentar a tu cachorro a que “vaya al baño” es una distracción para el perro, por lo que debes de evitar cualquier tipo de conversación.

Cesar Millan en Cesars Way

Si lo encuentras haciendo donde debe ser, que tal como lo discutimos en los problemas comunes de conducta, tu perro muere por complacerte y si sabe que está haciendo lo correcto porque te complace como para recibir afecto o un premio, lo seguirá haciendo bien.

El refuerzo positivo es una de las partes más importantes para lograr que tu perrito entienda bien que es lo que debe hacer. Nadie se motiva en base a regaños… ¿o si? Así que ármate de paciencia, trata de entender el instinto del perro y lograrás que el Firulais aprenda un hábito valioso para toda la vida. Este es el primer paso en el entrenamiento de tu perrito como todo un experto y ser el líder que tu perrito necesita.

¿Conoces otras técnicas? ¿Sabes de un amigo que necesita saber cómo enseñarle a su perrito a ir al baño?

Contenido útil? Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *