Si estas aqui es porque ya has escuchado alguna vez estas frases: “los perros son energía”, “tienes que proyectar tu energía en tu perro” o “mantén tu energía neutra”, pero es probable que no tienes idea de a que se refieren o que deberías hacer.

Ten entiendo, pasé por lo mismo. Si apenas podía describir ¿qué es energía para mi?, menos se me cruzaba por la mente ¿que es lo que mi peludo percibe como esa “energía”?

Por eso en este artículo te comparto lo que he aprendido, para que tengas una mejor idea de cómo te percibe tu perrito y lo que puedes hacer tú, para mejorar la comunicación.

¿Qué es energía?

En el mundo canino la energía es como la música en nosotros, solo trata de pensar en el efecto que te causa oír una canción de rock, si te agrada el género y la canción, te sentirás con motivación y ánimo, si no te agrada sentirás incomodidad o estrés.

Lo que nuestros peludos perciben como nuestra energía, está relacionado a nuestras emociones y cómo actuamos. Todo lo que nosotros somos, en el mundo animal es energía. 

Lo que tu perro sabe de ti

Todo mundo conoce el concepto “los perros huelen el miedo”, pero los perros no solo saben cuando tienes miedo, también sienten que estás tenso, ansioso, feliz, frustrado, etc. No saben qué haces en tu vida, saben cómo vives tu vida. No necesitan preguntarte, lo saben con solo observarte u olerte, ya que al final las emociones son reacciones químicas ocurriendo dentro de tu cuerpo.

Es por eso que la forma en que actuamos influye mucho en nuestros peludos, ya sea para beneficiarlos o hasta perjudicarlos.

Por ejemplo, si tu perrito tiene miedo a algo, no le ayudará en nada si le hablas como bebé y compadeciéndote o sintiéndote mal de su temor. Como humanos tratamos de empatizar inconscientemente con el miedo de nuestro peludo, imitando la postura de su cuerpo recogido, como agazapado y bajando la voz, provocando que nuestra energía sea baja, para mostrar que no representamos amenaza.

Sin embargo, a los ojos de tu mascota muestras que tiene razón de estar aterrorizada, porque hasta tú, que eres quien lo cuida y protege, tienes miedo. 

Los perros se sincronizan con las emociones y actitudes que irradias

Entonces ¿qué hago?

Antes que nada, no hay fórmulas exactas. Es cuestión de aprender a observar y conocerte a tí mismo. No te predispongas y empieces a pensar en las situaciones antes que sucedan, por ejemplo: esperar que tu perro quiera atacar a otro cuando ni siquiera lo ha visto, que va a llorar cuando te vayas a trabajar y ni siquiera te has empezado a vestir.

El cambio empieza en tu cabeza. Lo que tienes en la mente, se proyecta en tu cuerpo y se refleja en tu perro. 

En conclusión, la energía que proyectas en tu perrito depende de cómo actúas y que es lo que sientas. En cuanto, eres más consciente de esto, será más fácil ayudar a tu mascota y comunicarte mejor.


Contenido útil? Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *