Una de las principales razones por las que andamos de Pat’eChucho por nuestro El Salvador es porque queremos probar que si es posible apostarle al Turismo Pet Friendly.

 

¿Sabías que hoy en día vas de Santa Ana a La Unión y hay lugares que te aceptan con tu Firulais? Pues esta vez decidimos tomarnos el reto de probar la teoría y nos fuimos a la Ciudad Morena, a la cuna del FAS y la sucursal del cielo: Santa Ana. Por supuesto visitamos el Teatro Nacional y la Catedral, buscamos el Bar de Minutas Gourmet en su sucursal santaneca, y andando un poco más adelante nos encontramos un restaurante que nos brindó una experiencia inolvidable… y si, es Pet Friendly.

 

Nova frente a la Catedral de Santa Ana… a la derecha un imperdonable antojo

 

Olivo y Oliva es una pizzería que con solo dos meses logró ya el Primer Lugar al Mejor Sabor de Cocina Internacional en el Noveno Festival Gourmet de Occidente y estábamos a punto de descubrir por qué. Algo que también nos llamo la atención es que gracias a Beto, el perrito golden retriever de la familia, éste es un restaurante pet friendly. Incluso tienen una pizza llamada Don Alberto en honor al peludito. Pero aun hay más. “Algunas familias se reúnen en la sala a ver tele, nosotros nos reunimos en la cocina. Aquí toda la familia ha aportado algo” me comentaba su propietaria. “Nos gusta que quienes nos visiten se sientan bienvenidos, como en casa, que disfruten en familia, porque es lo importante para nosotros”. Es algo que ves desde que llegas, te saludan con una sonrisa y con el amor que esta familia le ha puesto a su negocio. Es un lugar donde llegas y no te quieres ir.

Trofeo y Medalla obtenidos recientemente por Olivo y Oliva

El local es, a ser honestos, un poco pequeño, pero decorado con tanta atención al detalle que se vuelve acogedor, muy cómodo, con calor de hogar, pero no tienen restricción en cuanto al tamaño de la mascota que los visite, siempre y cuando se mantenga la etiqueta perruna. Y si llevas al Firulais, ¿que puedes esperar? Ofrecen alimento para perros. Nova quedó encantada.

 

Nova disfrutando de sus bocaditos

 

Nova comodamente por el local

 

Ya cómodos en el local, les pedimos a esta familia que nos sorprendiera. Lo hicieron de principio a fin. Abrieron con unos crostinis, que consiste en rebanadas de pan baguette tostadas, con una cubierta de queso mozzarela y tomates marinados, antipasto y albahaca. Un bocado ligero pero lleno de sabor. Le siguió el tapenade, que es una pasta a base de aceitunas negras de sabor suave que sirves en un trozo de pan con aceite de oliva. Nótese que el pan es hecho por ellos también, lo que les garantiza la calidad en cada rebanada, desde la textura al sabor único que la casa le da.

De izquierda a derecha, crostinis y tapenade

Las entradas no estuvieron solas, acompañamos este experiencia con una sangría en la que podías sentir el sabor frutal de un rico merlot, refrescante y sutilmente especiado, justo para un día de calor, decorada con finos trozos de manzana. Una receta secreta de la casa. La disfruté de principio a fin.

La refrescante sangría receta de la casa

Ya que hablamos de los valores familiares en Olivo y Oliva, se lucieron con su pizza Mia Mamma, que es una receta familiar. Un toque muy personal contarnos que la historia tras esta receta data de la infancia del patriarca, marinando los tomates frescos antes de integrarlos a la pizza, usar mozzarella de calidad, de ese que ves que se estira al cortar las rebanadas y que la masa fina de la pizza sea crujiente. ¿Te conté que muero por la comida italiana? Pues ya no quiero probar otra pizza con aire europeo en mi vida. Me quedo con esta.  

La clasica consistencia chiclosa de un buen queso mozarella

 

Imposible contenerse el antojo

 

Para cerrar con broche de oro, está el postre. Te cuento que el postre aquí es siempre una sorpresa, lo varían por temporadas, asi que tienes que apresurarte para probar estas maravillas de las que te voy a hablar.

 

Empezamos con un biscotti de chocolate, que es un pan de consistencia tostada, dura, ideal para “chuponear” con café o chocolate caliente, y con una decoración a base de marshmallows y confetti. Hablando de chocolate caliente, nos sirvieron uno con un motivo navideño tan bonito y tan rico que hasta el Grinch te cantaría las Campanas de Belén. Abundantes marshmallows, confetti navideño y una galleta de azúcar en forma de estrella. Volví a mi infancia.

Doble chocolate con doble marshmellow. Doble felicidad.

El siguiente postre fue un pie de limón servido en un bowl decorado con un cordel y viruta de limón fresco. Las migas finamente trituradas y sueltas le dieron un detalle delicado, mientras el mousse suave, con aroma a limón natural y fresco, balanceado, sin ser ni dulce ni ácido me llevaron a encontrar el postre que me va a dar la excusa de visitar Santa Ana más seguido. ¿Y el café? Recién hecho en prensa francesa, con un aroma único, un nivel de acidez que llega a tu paladar de modo que solo un buen café lo sabe hacer. Para mi sorpresa, también es producto familiar.

El postre que me ha dado la excusa para visitar Santa Ana más seguido.

Y de recuerdo, nos entregaron un lindo pan baguette. ¿Por qué digo lindo? La presentación, fresca, de un pan calientito y recién horneado, se complementa con una bolsa de papel, un cordel y una ramita de romero. La intención era que el pan llegara a casa, pero nadie pudo aguantarse la tentación y fue consumido antes de siquiera llegar a la carretera.

Un pan exquisito. A la derecha el detalle del Premio al Sabor otorgado a Olivo y Oliva

Valoración de Pat’eChucho

 

Ubicación y Acceso: Olivo & Oliva está ubicado en Santa Ana, cerca de la salida hacia Metapan. El acceso no es complicado, ya que está dentro en las cercanías del centro de la ciudad. Y si sos aventurero, podes ir en bus. En cuanto al parqueo, puedes dejar el carro enfrente. Excelente 5/5

Ambiente Familiar: Aunque no tiene juegos, el local es cómodo, hasta para los niños. Y no solo eso, si no que si llevas a tu pequeño, su chef se esmera en sorprenderlos con una pizza especial para ellos. Adaptar el menú para los niños no es un problema. Excelente 5/5

Mascotas: No hay restricción en el tamaño de las mascotas. Te ofrecen croquetas para que Firulais pueda comer una comida especialmente diseñada para perritos. Nova las recomienda. Lo tienen todo cubierto. Excelente 5/5

Comida: Tienen una atención a los detalles que me han dejado tan feliz. Su presentación en utensilios de madera, la frescura de sus ingredientes, los aromas, texturas y sabores… veo las fotografías que te comparto en este post y creo que me mudare junto a ellos. Excelente 5/5

Seguridad y Servicio: En cuanto a parqueo, dejas el carro justo en frente. En cuanto a la zona, es una segura. El servicio es lo que te promete, calor familiar. Te atienden con una sonrisa y personalizan tu pedido. Excelente 5/5

Esto le da a Olivo y Oliva un puntaje perfecto de ¡5 patitas de chucho!

¡Si, cinco patitas! Inserta una fanfarria y las luces navideñas aquí. No tengo nada más que pedir, excedieron todas las expectativas. O bueno, quizá sí, puedo pedir que tú que nos lees los visites y vayas a darte cuenta de primera mano porque nosotros les damos cinco patitas y porque tienen ya galardones en solo dos meses de existencia. No solo su comida es deliciosa sino que te hacen disfrutar tu estadía, es una experiencia que seguro disfrutaras a lado de tu familia y tu mascota. Ahora los Santanecos pueden decir que son tres veces perfectos gracias a Olivo y Oliva.

 

Si se esta reseña te abrió el apetito tanto como a mi, comparte, y cuéntanos como te va cuando vayas con el Firulais.

Contenido útil? Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *